Archivo mensual: abril 2011

Que Carrión se aguante no más unos días más

Si ya ha estado preso casi siete seis meses que se aguante un poco más.
Finalmente la protesta de la esposa, su hija y alguno que otro periodista al que nadie lee es mucho menos grave que darle un dolor de cabeza al jefecito cuando solo falta una semana para la consulta.
Y claro, no queremos contrariar a nuestro máximo jefe, porque si condenamos a este César Carrión la gente se indignará y si lo soltamos el tema puede hacer mucho ruido. En ambos casos se podrían afectar las proyecciones que el jefecito tiene hechas para el próximo sábado 7 de mayo.
Además, más vale aguantarnos un poco la conciencia unos pocos días más que perder la oportunidad de que él y quienes le van a ayudar a nombrar los jueces del futuro nos tomen en cuenta. Un contratiempo a estas alturas y nos puede costar la carrera. No nos olvidemos que él no deja pasar una y no se olvida de nada ni de nadie.
Seguro y esta decisión de prorrogar la audiencia de Carrión nos la va a agradecer.
Que no nos escuche pero la acusación esa que hizo de que escondió la llave del Hospital y que le quiso dar cianuro es tan absurda y ridícula que sería escandaloso decir que Carrión es inocente. Ya veremos qué hacemos , cuando la consulta ya haya pasado y él esté feliz como una lombriz.
Además, no hay evidencias de peso y por ahí circula un video que demuestra que nunca se opuso a abrir a la puerta y que fue él quien guió a las personas que lo llevaron hasta el cuarto del Hospital donde se lo atendió.
Que se aguante no más. Lo de más es lo de menos.

¿Se hizo bien al no publicar la noticia?

Yo estuve encargado de la edición de EL COMERCIO aquel viernes 13 de abril cuando el diputado Luis Almeida, en una entrevista de televisión, hizo público un dato que era un secreto a voces y que circulaba seguramente en todas las salas de redacción de los medios de comunicación ecuatorianos.
Almeida dijo la mañana de aquel viernes que el padre de Rafael Correa había estado detenido en los EE.UU. por haber sido sorprendido transportando cocaína. En su aparición era evidente su intención de influir en los resultados del referéndum que se iba a realizar dos días más tarde.
El domingo 15 los ecuatorianos iban a las urnas, muchos a la fuerza claro porque acá el voto es obligatorio, para pronunciarse sobre la propuesta del gobierno para convocar a una Constituyente cuyo fin era redactar una nueva constitución que, se suponía, iba a durar algo así como 300 años, según predicaban muchos de los que ahora dicen que es cosa de vida o muerte cambiarla en la consulta de este 7 de mayo del 2011.
Sigue leyendo

Papelón indignante en Buenos Aires

Poco antes de que estallara el conflicto diplomático con EE.UU. y se produjera la expulsión de la embajadora Hodges, el canciller Ricardo Patiño ya estaba indignado con la Embajada de los EE.UU. porque estaba, a su entender, espiando las actividades del Grupo de Operaciones Especiales, GOE, de la Policía.
Reclamó, entonces, a funcionarios de la Embajada porque a su entender era inadmisible que hubiera hecho algún trabajo de espionaje sobre ese grupo de la Policía. Los diplomáticos estadounidenses le explicaron que cuando en un cable del Departamento de Estado aparece la sigla GOE no es porque se refieren a ese grupo de élite de la Policía, sino al gobierno del Ecuador. GOE es, en los cables, la sigla para referirse a Government of Ecuador como GOC es para el de Colombia o GOP es para el peruano.
Esta anécdota que puede cierta como no y que circula jocosamente en medios diplomáticos, muestra cómo muchas veces la ignorancia puede llevar a los funcionarios a quedar en ridículo y someter a ese ridículo al país.
Pero si a esa ignorancia se le añade la prepotencia y la intolerancia el resultad puede ser un ridículo elevado a la enésima potencia que avergüenza y denigra al país.
Es lo que acaba de ocurrir en Buenos Aires con el Embajador ecuatoriano, Wellington Sandoval quien ha pedido que se retire del stand ecuatoriano la edición del libro El Gran Hermano, de Juan Carlos Calderón y Cristian Zurita.
Pedir que se proscriba a un libro por su contenido requiere precisamente la mezcla perfecta de ignorancia, prepotencia e intolerancia capaz de dejar al país en el más ignominioso ridículo. Ridículo porque se refleja en el exterior el vergonzante concepto de república bananera que tienen los países donde reina la intolerancia y la castración intelectual.
En algún cable del Departamento de Estado, desclasificado por la organización Wikileaks, un funcionario de la Embajada ofende al país al decir que el “Ecuador es la república bananera de las repúblicas bananeras”. Sandoval y la fuerza que lo empujó a hacer el pedido, lo confirman.
Pretender frenar la circulación de ideas (finalmente eso es lo que es un libro, un vehículo de ideas) es la más retrógrada y cavernaria forma de confirmar que el Ecuador es la república bananera de las repúblicas bananeras.

La maldad de Rafael Correa en el caso de Irma Parra

Debo confesar que he escuchado con verdadero espanto al Presidente insultar y desacreditar a Irma Parra, la señora que fue encarcelada en Riobamba acusada de haber hecho supuestamente una mala seña mientras él hacía campaña por el Sí.
Ocurrió el sábado durante el enlace sabatino y la verdad es que resulta tenebroso pensar que el Ecuador esté gobernado por un señor con una capacidad de maldad tan aguda y profunda.
Indudablemente que tener un Presidente incapaz de tolerar lo que un ciudadano le diga, así sea mediante la más obscena de las señas, es indigno para una sociedad que pretenda vivir con normas democráticas.
Sigue leyendo

Por una ‘payasada’ se expulsó a la embajadora Hodges

Resulta ahora que aquello que aparece en los cables del Departamento de Estado filtradas por Wikileaks son “payasadas” y que no tiene validez alguna porque son versiones “no corroboradas”. Esto lo dijo hoy el Presidente en una o dos de las entrevistas que a propósito de la consulta ofrece diariamente a cuanta emisora se le propone.
Lo curioso o grave, según como se lo quiera ver, es que fue una de esas payasadas no corroboradas la que motivó la expulsión de la Embajadora de los EE.UU. Curioso sin duda porque de lo que se sabe los Estados no actúan o al menos no deberían actuar motivados por payasadas, y los intereses de los países no deben decidirse por informaciones no corroboradas. Grave, sin duda, porque estas últimas declaraciones nos hacen temer que quienes toman las decisiones en nombre de los mandantes lo hacen basados en “payasadas” o en informaciones no corroboradas.
Sigue leyendo

¿Por qué la reacción con Santos fue tan distinta?

En un cable del Departamento de Estado fechado el 5 de marzo del 2008 se señala que Juan Manuel Santos, actual presidente de Colombia y entonces ministro de Defensa, dijo a diplomáticos estadounidenses que Rafael Correa es un hipócrita.
Hipócrita es un calificativo sin duda ofensivo. Mucho más ofensivo que decir que el presidente Correa debía saber los antecedentes de corrupción del general Jaime Hurtado, a quien nombró comandante de la Policía. Pero ¿cuál fue la reacción de Correa ante ese documento?
Sigue leyendo

Divagaciones a propósito de la expulsion de Hodges

La decisión del Gobierno ecuatoriano de pedir la salida de la Embajador de los EE.UU. ha abierto el debate sobre algunos temas sobre los cuales creo que se pueden hacer algunas reflexiones. Aquí algunas:
El intervencionismo
Se dice que el cable del Departamento de Estado filtrado a Wikileaks es una evidencia de la injerencia estadounidense en la política interna de un gobierno soberano como el ecuatoriano. Este es un argumento que es frecuente en círculos que simpatizan con el Gobierno y que manejan un discurso que calza en el concepto clásico de patriotismo y nacionalismo.
Sigue leyendo